6 mar. 2013

El origen de las pirámides

Las Mastabas


Las pirámides egipcias, construcciones egipcias, tumbas gigantes, perfectamente creadas, simbolos de los rayos del sol.
Pero no siempre fue así. Éstas no surgieron de la nada, o emergieron de entre las dunas. Todo tiene un origen, y las pirámides no son menos. Y hoy vamos a conocer a las primeras pirámides, o forma primitiva de ellas. Las Mastabas egipcias, tumbas primitivas con forma de tronco piramidal, de mucha menor emvergadura (salvo en algunos casos), y de base rectangular. El nombre deriva de la voz musulmana que significa "banco", ya que no se sabía como le llamaban los antiguos egipcios.
Eran construidas con adobe (ladrillos de barro), usándose con el tiempo la piedra. Las primeras datan de la primera dinastía, pero lograron su mayor auge durante la tercera dinatía, cuando el arquitecto Imhotep construyó el complejo funerario de Saqqara. Se situaban en la orilla occidental del Nilo, lo suficientemente alejado del curso del río, evitando así inundaciones durante las crecidas del mismo. La razón por la que se construían en el lado occidental es por la situación del sol durante su puesta, que es por donde el difunto iniciaba su viaje al más allá.

Mastaba de Shefsepkaf, la cuál alcanza los 20 metros de altura.
Constaban de capilla, lugar abierto al público, dirigido al culto funerario, encontrando en ella la mesa de ofrendas y una estela con el nombre y los títulos de los difuntos. Serdab, una pequeña cámara donde se depositaba el Ka (imagen del difunto que representaba la fuerza vital que emana desde el dios hasta su hijo el rey). Se comunica con la capillas por una abertura a la altura de los ojos de la imagen. Y la cámara subterránea, situada bajo la mastaba, y se llega por un pozo que era cerrado tras el entierro del cadáver, el cuál estaba dentro de un sarcófago, junto al ajuar funerario.


Y esto ha sido todo por hoy, un saludo a todos los lectores, un placer, como siempre.

Atentamente, F. Lirola.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Y tú, ¿qué opinas?