28 ene. 2013

Nerón, el sádico poeta.


El último emperador de la trilogía que se ha publicado en “Por el Amor del Art-E”, fue un monstruo sin sentimientos, que no tuvo remordimientos ni siquiera con su propia madre. Aunque se recuerda como el peor de la historia, tal vez no lo sea para muchos, como por ejemplo, para mí. Conozcamos su historia.

 

Nerón Claudio César Augusto Germánico
Lucius Domitius Nero Claudius, conocido como Nerón. Aunque, bajo su gobierno, no se cometieron las cotidianas crueldades de sus antecesores, varias circunstancias confluyeron para hacer de Nerón, el emperador más conocido y el más denigrado de todos. Se estima que esta calificación errónea se relacionaba con el hecho de que, durante su gobierno, murieran decapitados y crucificados los apóstoles Pablo y Pedro, representantes primigenios de aquella nueva religión que había surgido en Palestina, fundada por Jesús de Nazaret. Así, el fin trágico de los apóstoles y el de otros muchos cristianos seguidores, propició la ennegrecida leyenda de Nerón. A partir de este hecho, la historiografía cristiana, lo consideraría como el precursor de las persecuciones posteriores a los seguidores del cristianismo. A continuación, algunas anécdotas:

       Popea (esposa de Nerón) en todos sus viajes se hacia seguir por un rebaño de trescientas burras, que cada mañana eran ordeñadas y así podía llenar su bañera de plata para su hidratante baño matutino.

       Se supone que Nerón fue el inventor del sorbete, mandaba a sus corredores más veloces a que le trajeran nieve de las montañas que luego mezclaba con pulpa de frutas y miel.

       En Constantinopla tras una carrera en el Circo las factiones (animadores de los equipos) se enfrentaron entre sí y hubieron más de tres mil muertos. Calígula y Nerón eran forofos de la factio verde mientras que Vitelio y Caracalla eran seguidores de los azules. Había otros dos equipos, los blancos y los rojos.

       Los cómicos eran muy mal tratados por los Emperadores. Augusto mando azotar a varios actores, Claudio mando decapitar a seis mimos, Calígula y Nerón desterraron varias compañías de actores.

       Agripina tenía una obsesión, que su hijo Nerón fuera emperador. Se decidió por consultar el oráculo y este le contesto: "Tu hijo será emperador. Pero cuando lo sea, asesinará a su madre." Ella contesto: "Que me asesine pues."

       Tres fueron las veces que Nerón intento envenenar a su madre Agripina. Pero esta muy astuta se había tomado el antídoto. Intento que un techo se le cayera encima, pero fue avisada. En un paseo en barca la arrojo al agua, pero llego nadando a la orilla. Envió a un centurión que la golpeó en la cabeza, pero solo logró herirla. Ella se incorporó y se arrancó el vestido diciendo: "Golpea aquí en estos pechos que fueron capaces de amamantar a un monstruo como Nerón."

       Nerón cuando vio a su madre muerta y desnuda dijo: De haber sabido que era tan bella..."

       Nerón no podía soportar que un dios pudiera ser mas poderoso que el, por lo que decidió orinar en una estatua de Cibeles.

       Nerón hacía ejecutar a los espectadores que en sus obras teatrales no aplaudían con entusiasmo.

       Nerón no tuvo valor para suicidarse y tuvo que ser su esclavo Epafrodito, quien empujara la daga para cortarse la garganta.

 

Esta ha sido la tercera y última historia de los tres emperadores más terribles de Roma, ahora, cuál sea peor queda a vuestra elección. Próximamente haré una encuesta para saber vuestra opinión sobre cuál es peor.

 

Un saludo, un placer como siempre.

 

Atentamente, F. Lirola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Y tú, ¿qué opinas?