2 abr. 2013

¿Son los egipcios descendientes de los atlantes?

¡Muy buenas noches a todos! Hoy sin duda, traigo uno de los temas más interesantes desde el principio de nuestra era. Si señor, la Atlántida. Y vosotros os preguntaréis ¿la Atlántida? ¿qué tiene que ver la Atlántida en un blog sobre arte, si ni siquiera se sabe si existió para tener un arte propio? Y la más intrigante de las preguntas, ¿qué tienen que ver los egipcios con los atlantes?
Pues eso es lo que hace aún más interesante este post. Así que, vamos a adentrarnos en el maravilloso mundo del misterio y de aquél personaje llamado Platón.


¿Qué es la Atlántida, quién la descubrió y dónde se situaba ésta?

Año 427 a.C. Nace el filósofo más famoso de la antigüedad. Platón, de origen griego, y discípulo de Sócrates, es famoso por sus teorías, diálogos e inconmensurable odio hacia los sofistas, quienes, según él, engañaban al pueblo. Pero lo que llamó la atención de este filósofo hasta nuestros días fueron ciertos relatos sobre una isla lejana llamada Atlántida.

En dos de sus diálogos, Timeo y Critias, Platón habla con Critias, el cuál le cuenta una fantástica historia. Más allá de las columnas de Hércules (Estrecho de Gibraltar) se encontraba una isla de avariciosos habitantes llamados Atlantes, quienes sedientos de poder, intentaron invadir la Grecia pre-helénica, y que tras fracasar ante la dura defensa griega, se retiraron a su isla, la cuál, fue víctima de un terremoto y diluvio que la sepultó bajo el fondo del mar. Ahora bien, el misterio comienza aquí. 

Critias explica a Platón que escuchó esta historia cuando era niño de boca de su abuelo, el cuál a su vez la supo por Solón, el famoso legislador ateniense, y a su vez, este supo de la existencia de esta isla gracias a unos sacerdotes egipcios de una ciudad situada en el delta del Nilo, Sais. Debemos saber que en la mitología griega, se cuenta que Atlas, el titán que sostiene el mundo, y que se sitúa en la cordillera del Atlas, actual Marruecos, era el rey de la Atlántida, y que fue castigado por los dioses por su avaricia y ofensa a Grecia, lo cuál supuso la desaparición de su pueblo y su condena a cargar con el peso del mundo durante el resto de su vida.
Supuesta ubicación de la Atlántida en el mapa
Según Platón, la Atlántida era una isla más grande que Asia y Libia juntas, llegando a medir 3000 x 2000 estadios (600 km x 400 km). Estaba rodeada de montañas, y en medio, había una montaña con una gran llanura. Se dice que del suelo nació el primer habitante, Evenor, y que este tuvo una hija llamada Clito. Poseidón, el dueño y señor de los mares, y por lo tanto de la Atlántida, se enamoró de ésta, con la cuál tuvo 10 hijos. Para protegerlos, el dios creó tres anillos de agua que rodeaban la montaña. Dividió la isla en 10 reinos, otorgando uno a cada hijo, correspondiéndole el reino de la montaña al hijo mayor, Atlas, llamándose así la isla Atlántida en su honor. Ésta era un lugar predilecto y bajo la protección de Poseidón. Estas excepcionales condiciones propiciaron la creación de un imperio próspero. La montaña fue rodeada por fosos y muros, que conectaban entre si todo el territorio. Construyeron una gran Acrópolis, así como un gran templo en honor del dios.

La caída de un gran imperio

Disposición urbana de la Atlántida (reconstrucción idealizada)
Los atlantes con el tiempo se volvieron avariciosos, y comenzaron una política de expansión desde Libia hasta Egipto, y de Europa, hasta Tirrenia (Etruria). Pero al llegar a Grecia y Egipto, estas se opusieron con una fuerte defensa que consiguió repeler a los Atlantes. Ante la soberbia de la Atlántida, los dioses se reunieron y... aquí se interrumpe el diálogo de Platón, aunque desde la antigüedad, siempre se ha completado con una reunión divina que trajo como consecuencia el castigo del terremoto y hundimiento del continente. Según la mitología, el rey Atlas, sería condenado a cargar con el peso del mundo en su espalda, como antes he dicho.

Teorías sobre su posible ubicación

Muchas teorías han situado en diferentes lugares aquella avanzada sociedad, algunas basadas en supuestas evidencias, otras guiadas por la palabra de Platón. Ignatius Donelly publicó un libro llamado La Atlántida: El mundo antediluviano. Este libro logró gran éxito a nivel internacional, haciendo que diferentes expertos se tomaran la molestia de hacer sus propias conjeturas. Desde las costas de Florida, hasta el mundo entero, llegándose a considerar que ésta fue otra civilización humana con un desarrollo espiritual y científico muy superior al nuestro.
Otros autores posteriores, como K.T. Frost sugirió que la Atlántida no era una civilización distinta, sino más bien otra que ya existió y de la cuál tenemos constancia, la Minoica. Esta civilización, también conocida como Cretense (Creta), y que ya vimos en Twitter cuando comencé mi aventura, fue muy poderosa, llegando a ser la gran opresora de la Grecia pre-helénica. Era bien conocida por los egipcios, algo que concuerda con los sacerdotes del Nilo, pero no en la ubicación. Lo que si es cierto es que en ciertas características podríamos encontrar evidencias. Fue un pueblo opresor y que tuvo una gran expansión en el mediterráneo. Desapareció de la noche a la mañana, como aquel que dice, y lo más interesante, a los años posteriores de su desaparición, hasta que comenzaran a surgir nuevos núcleos urbanos en Grecia, se le conoce como Edad Oscura, por los pocos datos que se tienen de esa época.
Otra ubicación fue en España, concretamente en Tartessos, situada en Sevilla, Andalucía. Se sabe muy poco de esta civilización, salvo varias fuentes que la tratan de gran civilización comerciante. Los expertos sitúan la Atlántida en el parque de Doñana, las marismas del río Guadalquivir. Los resultados con el sonar descubren estructuras que parecen ser de alguna civilización desconocida, además de varios templos repartidos por Andalucía que muestran señales de un arte algo distinto del griego y romano. Algo que también concordaría con las palabras del filósofo griego es su ubicación, más allá de las columnas de Hércules, y además, una ciudad Hundida bajo el agua, como se considera que está en Doñana.
Otra teoría que ha cogido mucha fuerza en los últimos años es su ubicación en Sudamérica o alrededores. Desde Perú hasta Bolivia, pasando por el lago Titicaca. Pero los supersticiosos han ido más allá y han ubicado la ciudad perdida en el famoso Triángulo de las Bermudas.
Todos han dado su opinión, y la explosión de internet en la última década ha dado lugar a una enorme difusión de teorías, supersticiones y bulos que han ido rodeando la leyenda de los atlantes. Incluso se llegó a creer que en Google Earth se podía ver la Atlántida al norte de las Islas Canarias, gracias a la extensión Google Oceans, la cuál mostraba la planta de una supuesta ciudad perfectamente delimitada bajo las aguas del Atlántico.
Lo que es seguro es que ya desde la época de Platón, la Atlántida estuvo muy presente en su historia, el mar que estaba más allá de las columnas de Hércules se le conocía como Atlántico, debido a que supuestamente allí se situaba la ciudad, y este había recibido su nombre del rey de la Atlántida. Atlas era el que sostenía el mundo en su espalda, e incluso aparece en las misiones de Hércules. Por eso es que en el arte a los hombre que hacen de columna en las obras arquitectónicas o pictóricas se les conoce como Atlantes. Sin duda, todo tiene una explicación, o al menos casi todo.
 El triángulo de las Bermudas, la posible ubicación del continente perdido.

Los últimos descubrimientos acerca de la Atlántida

Paul Weinzweig y Pauline Zalitzki, dos científicos canadienses, llevaban 10 años sumergiéndose en las aguas del famoso triángulo, realizando experimentos, expediciones, y finalmente, descubrimientos. Pero ¿qué descubrieron a 700 metros de profundidad? Con un avanzado y sofisticado robot acuático, lograron vislumbras algo que parecían ser estructuras hechas por el hombre. 

¿Por qué no pueden ser obra de la naturaleza? Nos preguntamos, tanto yo como todos vosotros. Pues han dado su razones. En primer lugar, las estructuras tiene formas demasiado concretas, así como una perfección que ellos mismo definen que incluso ahora sería difícil de igualar.
¿Qué es lo que han encontrado ahí abajo? En un vistazo general, estructuras concretas, de gran perfección, incluso para la naturaleza, y que se asemejan más a una ciudad antigua que a una formación de rocas naturales.

Aquí están las imágenes. Juzguen ustedes mismos. Son imágenes, supuestamente captadas con la lente de alta definición del robot acuático. Como ven, se pueden observar estructuras cuadradas, piramidales, e incluso algo similar a calles, como si de una disposición se tratase.

 Reconstrucción de una de las pirámides a través de los datos del sonar.
Pero lo más interesante es que los científicos han puesto de manifiesto que este descubrimiento no era desconocido para la superpotencia de Estados Unidos, ese país que tanto sabe y que dice tan poco. Aseguran que ya tenían constancia tras su descubrimiento accidental durante la crisis de los misiles, pero que inmediatamente lo guardaron en secreto, vamos, nada nuevo.
Y si por si esto fuera poco, hay varios relatos más que atribuyen la existencia de estructuras muy similares a lo largo de todo el Triángulo de las Bermudas, como ahora os citaré:
En 1977 se hizo un descubrimiento misterioso en el suelo del Atlántico en relación con una tecnología desconocida. Se trata de una pirámide de 650 pies, misteriosamente iluminada, rodeada por agua blanca centelleante, que se volvía de color verde intenso, un contraste chocante con las aguas negras oscuras de esa profundidad. El descubrimiento fue fotografiado por la expedición de Arl Marahall, fuera de las costas de Cayo Sal.
Informaron que otra pirámide enorme, a unos 10.000 pies en las aguas del Atlántico, con un cristal palpitante en su cima, fue encontrada por la expedición de Tony Benik. El grupo también encontró una tableta de cristal opaco en el mismo lugar, e informó que cuando se apuntaba la luz a través de ella, se volvían visibles misteriosas inscripciones.
Más pirámides bajo el agua se encontraron fuera de las costas de Centroamérica, Yucatán, y Luisiana, y en el Estrecho de Florida se encontraron también cúpulas. Un edificio de mármol de estilo griego se encontró entre Florida y Cuba. Y ¿qué decir de la columna que irradiaba energía que el Dr. Zink encontró en las Bahamas? Zink también recogió otros artefactos durante sus inmersiones en la Atlántida, y fue entrevistado por Steve Forsberg, agente de Mind International.
Otras pirámides fueron exploradas por el Dr. Ray Brown en el fondo marino frente a las Bahamas en 1970. Brown estuvo acompañado por 4 buzos que también encontraron caminos, cúpulas, edificios rectangulares, instrumentos metálicos no identificados, y una estatua que sostenía un "misterioso" cristal que contenía pirámides en miniatura. Los dispositivos de metal y cristales fueron llevados a la Florida para ser analizados en una universidad allí. Se descubrió que el cristal amplificaba la energía que lo atravesaba.
 Se alude a la existencia también de una extraña pirámide de cristal, la cuál, podía potenciar la energía que pasaba a través de sus cristales:
En 1970, el Dr. Ray Brown, un médico naturópata de Mesa, Arizona, fue a bucear con unos amigos a las islas de Bari en las Bahamas, cerca de una zona popular conocida como la Lengua del Océano (esto fue representado en el programa de televisión In Search Of Atlantis, realizado en 1979). 
...
Durante una de sus inmersiones, Brown se separó de sus amigos, y mientras los buscaba, se sorprendió al encontrarse con una extraña forma de pirámide reflejada en la luz aquamarina.
Al investigar más a fondo, a Brown le sorprendió la suavidad y lo parecida a un espejo que era la superficie de toda la estructura, con juntas casi imperceptibles entre los bloques individuales.
Nadando alrededor de la piedra angular, Brown descubrió una entrada y decidió explorar el interior. Al pasar por un pasillo estrecho, Brown finalmente llegó a una sala rectangular pequeña con un techo en forma de pirámide. Le asombró totalmente que en las paredes internas de la sala no habían crecido ni algas ni corales. ¡Estaban completamente impecables!
Además, a pesar de que Brown no había llevado ninguna linterna con él, podía verlo todo en la habitación a simple vista. La habitación estaba bien iluminada, pero no se veía ninguna fuente de luz directa.
Llamó la atención de Brown una varilla metálica de color latón de tres pulgadas de diámetro que colgaba desde el vértice del centro de la habitación y en cuyo final estaba atada una gema roja de múltiples facetas, afilada, que terminaba en una punta.
Directamente debajo de esta varilla y de la gema, en el centro de la habitación, se encontraba una base de piedra labrada, rematada por una placa de piedra con bordes enrollados. En el plato había un par de manos talladas de metal color bronce, de tamaño natural, que parecían ennegrecidas y quemadas, como si hubieran sido expuestas a un tremendo calor.
Cobijada en las manos, y situada a cuatro pies directamente debajo de la punta de la joya colgada de la barra del techo, había una esfera de cristal de cuatro pulgadas de diámetro.
Brown trató de aflojar la varilla del techo y la gema preciosa roja, pero nada se movía. Volviendo a la esfera de cristal, se encontró, para su sorpresa, con que se separaba fácilmente de los receptáculos de mano de bronce. Con la esfera de cristal en su mano derecha, salió de la pirámide.
Cuando salió, Brown dice que sintió una presencia invisible y oyó una voz que le decía que nunca volviera.
 Sin duda, esta información deja perplejo a cualquiera, escéptico o no. Las evidencias son claras, ciudad hundida en el Atlántico, sofisticadas construcciones, y que posiblemente se hundió por un cataclismo como la famosa inversión de polos.

¿Qué tienen que ver los egipcios con los atlantes? 

Muchos creen en la relación de los habitantes de la Atlántica y Egipto. ¿Por qué? Por varias razones:
  • Los atlantes supuestamente ya construían pirámides muy similares a las de Egipto.
  • La cultura egipcia surgió alrededor de 5000 años antes de Cristo, es decir, unos pocos cientos de años después de lo que se cree la Atlántida desapareció. Los expertos creen que la Atlántida se extinguió hacen unos 6.000 - 10.000 años.
  • Ambos eran un pueblo muy avanzado, tanto en ciencia como en cultura. Los egipcios eran muy famosos por sus médicos.
  • La historia, según Platón, tiene origen en dos sacerdotes egipcios, y sería algo normal si éstos mismos hubieran sido descendientes de los mismísimos atlantes.
  • La posible ubicación de la Atlántida concuerda con las teorías tanto científicas como mitológicas, ya que la mitología la situaba en el Atlántico. También se dice que pudo ser víctima de una inversión de polos que produjo catástrofes naturales, aunque se tiene constancia de que la última reversión magnética se produjo hace 780.000 años, ésta puede variar, desde 1.200 - 10.000 años hasta cientos de miles, incluso millones de años. Pero en varios textos de distintas civilizaciones se pueden leer relatos como días muy largos, y amaneceres y atardeceres extraños a los habituales, lo que sería una inversión de polos.
  • El origen del propio pueblo egipcio es aún nuboso, aunque se data del 3.150 a. C. de la unión de los pueblos del delta del Nilo.
  • La relación que hay entre las antiguas civilizaciones como Mayas, Incas o Egipcios, que construían pirámides y tenían gran conocimiento de su entorno, así como la ciencia.
Y bueno chicos, esto ha sido todo por ahí, la verdad que llevo toda la tarde trabajando en esto y un poquito malo, pero tenía que hacerlo y quitármelo de encima. Un saludo a todos, espero que os guste.
Atentamente, F. Lirola.

 Fuentes: www.eltiempo.com


2 comentarios:

  1. realmente sorpredente.. y todo lo q falta x descubrir??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe, pero la verdad que fue muy muy interesante esta cultura, quién sabe si existió, aún así, "cuando el río suena, agua lleva".

      Saludos!

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas?