4 ene. 2013

El arte ejidense


El Ejido, la ciudad de la “agro-cultura”


La ciudad de El Ejido, situada a 32 kilómetros de Almería capital y apenas unos kilómetros de la costa del poniente, al Sureste de España. Conocida más por sus desventuras que por méritos, consta con un núcleo asentado en la ciudad que da su mismo nombre. Otros pequeños núcleos de población como Santa María del Águila, Las Norias de Daza, Santo Domingo, Almerimar, entre otros, hacen el conjunto de casi 90.00 habitantes, si bien tengo entendido.

Muchas veces, caminando por la calle, pienso en su historia y los monumentos que atesora, y pocas veces recuerdo el valor artístico que tiene realmente. Hablo de una ciudad que basa su economía en un 60 – 70 % en la agricultura de los invernaderos. Famoso es el mar de plástico que se puede ver desde una vista aérea bastante amplia. No en vano, la crisis también azota, y de manera bastante cruel, este sector agrícola que se ha visto obligado a realizar grandes esfuerzos por mantenerse a flote.

A mediados del siglo XX El Ejido pertenecía al pueblo de Dalías, pero en la década de los 50, los pastores y agricultores bajaron al campo de Dalías (lo que hoy se conoce como El Ejido).

Poco se imaginaban que encontrarían aparte de tierra abundante y un próspero futuro, pues aquél campo virgen guardaba algunas huellas del imperio romano u otras épocas.

Conocido en la antigüedad como la Ciudad de Murgis, ha llegado hasta nuestros días un monumento funerario, un mausoleo, llamado Daymún Laimún. Se trata de un pequeño habitáculo de planta rectangular, y en su interior encontramos dos concavidades. Éstas se utilizaban a modo de tumbas, como ya hicieran posteriormente en el arte Paleocristiano en las catacumbas. Como materiales usaron la piedra, colocada una encima de otra. Tan sólo tiene un acceso.
 
Monumento funerario de Laimún.

Por otra parte, tenemos el mosaico de Ciavieja. Al igual que el Laimún pertenece a la época romana. Hecho con teselas, representa a personajes, animales, etc. Aunque se ha perdido con el tiempo, aún se conserva parte de la policromía que lo decoraba. Su estado es espléndido, en mi opinión.

Mosaico romano de Ciavieja.

También tenemos el Castillo de Guardias Viejas. Un castillo que data del siglo XVIII, durante la época de Carlos III. Se trata de una fortificación costera, construida sobre una colina, y empleada en su construcción la piedra como principal componente. Tiene una planta Cuadrangular, formando una semiesfera en su parte delantera, lo que es una batería donde estaban los cañones, etc. Además constaba con un patio de armas, cuartel de infantería, caballería, además de cuadras, polvorín, etc. Alrededor, un foso el cuál sólo se puede cruzar con el puente levadizo, el cuál no se conserva.  Durante la guerra de Independencia, fue destruido por los ingleses para así anular su uso por parte de las tropas francesas, lo cual explica gran parte de deterioro.
Vista de la puerta levadiza del Castillo de Guardias Viejas.
Vista de la puerta levadiza del Castillo de Guardias Viejas.



Además, existen otros monumentos como:

  • La Torre de Balerma, fue edificada a mediados del siglo XVIII (época de Carlos III), sobre las ruinas de otra torre de origen medieval, para proteger la costa de posibles ataques piratas. Existe otra torre en la zona de Punta      Entinas-Sabinar (separando los límites municipales de El Ejido y Roquetas de Mar), como es la Torre de Cerrillos,construida en el siglo XVI (época de Felipe II), aunque se encuentra en estado ruinoso.

  • Aljibes de la época musulmana y también posteriores a ella, están repartidos por todo el municipio, tanto en pleno campo como muy cerca e incluso dentro del casco urbano. Algunos se han perdido pero los que continúan en pie son el de Daimuz (de los siglos XII o XIII), el de La Raja, el de El Toril (s. XIV), el de Matillas, el de El Boque (s. XIV), el de Blanco (s. XIV), el de Derramadero de Cabriles, el de Galianilla (s. XIV), el de Fábrica de la mujer (s. XIV), el de Seco (s. XIV), el de Las Terreras (s. XIII), el de Atajuelos, el de Vaciacostales, el de Pampanico, el de Tres Aljibes y el de Pastor.

  • Los Baños de Guardias Viejas son termas romanas datadas como del año 69 DC y muy cerca de allí, estuvo lo que un día fue un puerto romano, donde floreció la industria pesquera y de conservación. Dicho puerto debió ser utilizado hasta el siglo XIX.

  • La Iglesia de la Concepción, está situada en la pedanía de Balerma y fue construida a finales del siglo XIX.

  • Búnkeres de la Guerra Civil (1936-1939), ubicados en la costa. Uno se halla entre las playas de Balerma y Balanegra y los otros dos se ubican a ambos lados del cerro donde está el Castillo de Guardias Viejas.

  • Faro del Sabinal, levantado en 1926 para sustituir a otro de 1863 que acabó      derruido a causa de los fuertes temporales marítimos.

  • La extracción de mineral en la Sierra de Gádor ya era practicada desde la época romana y su mayor auge tuvo lugar a finales del siglo XIX y principios del XX; en la zona colindante a las montañas en el actual municipio de El Ejido, todavía quedan vestigios de ese pasado minero, como caleras e incluso en la playa cerca de Balerma, se pueden encontrar restos de lo que un día fue la fundición de mineral 'La Fabriquilla', del siglo XIX.

  • El Cauce San Fernando, es un canal construido en el primer tercio del siglo XX, para abastecer de agua procedente del Río Adra, a la población del Campo de Dalías ubicada en la zona de El Ejido.

  • Punta Entinas-Sabinar es un Paraje Natural de gran importancia ecológica, lleno de especies vegetales y animales protegidas, que residen o se cobijan en sus humedales; además, su playa es una de las pocas playas vírgenes que quedan en el continente europeo. Otros espacios naturales de interés son la Cañada de Las Norias, las Salinas de Cerrillos, la Rambla del Sentir en Balerma, los Artales de La Loma de la Mezquita, el pie de monte de la Sierra de Gádor y el Lago Victoria (antiguas Salinas de Guardias Viejas).




Como veis, El Ejido está repleto de arte y cultura por sus rincones, y guarda secretos que sólo puedes descubrir estando dentro de él.

Ahora me gustaría hacer una valoración a nivel social-político de mi ciudad. En el año 2000, las noticias se hicieron eco del alzamiento popular que hubo en la zona del Poniente, comprendiendo desde Adra hasta Roquetas de Mar, pasando por El Ejido. El asesinato de dos agricultores y una joven a manos de inmigrantes hicieron que la atención de los medios se centraran en el poniente almeriense, principalmente El Ejido. Barricadas, altercados, protestas y personas heridas propició un clima de tensión brutal que sin duda los inmigrantes aprovecharon. Mientras los almerienses revindicaban justicia y se mostraban inconformes, no en vano de malas maneras y falta de dialéctica, los inmigrantes se dedicaron a mostrar en la televisión pública y al mundo las condiciones en las que vivían. Chabolas, cortijos sin luz, condiciones higiénicas antihumanitarias, etc., eran el repertorio que utilizaban como máscara y desviar la atención de los verdaderos motivos de aquella revolución popular. Si bien es cierto que los almerienses mostraron la cara menos humana de nuestro gentilicio, los inmigrantes hicieron lo propio a su convenio.

En primer lugar, no existe ninguna ley que prohíba a los inmigrantes vivir en una vivienda digna, con condiciones para tener una calidad de vida óptima. Nadie envió a este grupo de personas a chabolas o cortijos, es más, gran parte de los cortijos eran propiedad de aquel que también les daba trabajo, pero claro está, con una renta muy inferior y asequible incluso hasta para un adolescente de 15 años. Los inmigrantes no tienen ningún tipo de restricción en nuestro país, y no va a ser menos El Ejido, que a mi parecer, una de las ciudades más interculturales que he visto en mi vida.

Y en segundo lugar, como ya podréis imaginar, si vivían en estas condiciones es porque querían, ya que el motivo real es que preferían realizar un gasto mínimo y así poder enviar todo el dinero posible a su país natal, ya que un inmigrante suele dejar su país y con él a sus seres queridos para poder buscar dinero y así vivir tanto él como su familia enviándoles dinero.

Por motivos como este, señores, hemos sido víctimas, en parte, de muchos fraudes a la seguridad social, el INEM, etc.

Disculpen si alguien se siente ofendido, no es mi intención, mi intención es tan sólo sacar a la luz la verdad, y desprender a mi ciudad de unos estereotipos creados a los ojos de Europa y del mundo que no se corresponden con ella. Y no traten de llamarme racista, porque no lo soy, tengo una muy buena relación con personas de todos los países del mundo, y nadie que me conozca podrá decir que yo haya hecho jamás a algún inmigrante víctima del racismo, todos mis respetos a los ciudadanos de este mundo, pero eso sí, también a mi país, a mi ciudad, El Ejido.

Muchísimas gracias por vuestra atención, disculpas una vez más por haber mezclado un tema político-social con el arte, pero se lo debía a mi tierra. Un afectuoso saludo a todos los que me leen y me siguen en Twitter y Facebook.

Atentamente, F. Lirola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú, ¿qué opinas?